10 trucos para decorar tu casa en clave Feng Shui

Guía para decorar el hogar

  • Lo primero que debemos hacer y más importante: limpiar los ambientes de aquello que no utilizamos. Hay que evitar la acumulación de objetos inútiles y mantener el orden.
  • Los espejos son un clásico en el arte del Feng Shui, pero hay que ser cuidadoso eligiendo su ubicación. Si orientamos un espejo para que refleje la mesa del salón, éste favorecerá la armonía familiar. Si por el contrario lo colocamos en el dormitorio en dirección a la cama, el nerviosismo aumentará y será más complicado descansar..
  • La energía ha de fluir de manera ondulante. Los espacios rectos o con formas tortuosas, como puede ser un pasillo largo, hacen que la energía se acelere, convirtiéndose en energía desfavorable. Para ayudar a frenar esta velocidad podemos colocar una alfombra, un móvil de viento o una bola facetada.
  • ¡Cuidado con los baños! Son lugares donde se producen grandes pérdidas de energía. La puerta y la tapa del inodoro deben mantenerse siempre cerradas. Es muy recomendable poner un espejo en la parte de afuera de la puerta. Si se opta por colocarlo dentro, hay que ponerlo del revés. Entonces, la energía positiva «rebota» y no se pierda por el desagüe.
  • Las estancias también tienen su «personalidad». Las zonas que dedicamos a la vida social como el salón o el comedor tienen una naturaleza Yang y le van bien colores intensos como rojos o naranjas. Los dormitorios tienen una energía Ying. Es preferible decorar estas habitaciones con colores suaves, como el verde claro o el azul pálido, que inviten a la relajación y la tranquilidad.
  • Emplear aromas como ellimón o el incienso es importante para cambiar la vibración de la energía y equilibrar la estancia.
  • Cuidado con las aristas o las formas angulosas. Emiten una energía «cortante» y negativa, por eso hay que cubrirlas con alguna tela o moldura.
  • Para poder disfrutar de un descanso adecuado, los dormitorios son estancias que deben transmitir serenidad. La cama debe ocupar una posición dominante dentro del espacio. Lo mejor es colocarla en diagonal con la puerta de entrada y con el cabecero adosado a la pared.
  • La cocina debe ser un lugar que siempre mantenga un orden y limpieza. Se ha de intentar que el lugar en el que cocinamos no esté orientado de espaldas a la puerta. Así, se evita el nerviosismo que produce no saber qué hay detrás de nosotros.
  • Es muy recomendable poner frente a la puerta principal alguna imagen, texto o dibujo que transmita protección. La imagen de una virgen o un Budha son algunos ejemplos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies